PROFOR se suma a la campaña para salvar el barranco de la Mina

Pide que se abra un proceso de diálogo para que se adopte una solución consensuada, respetuosa y ética

28.07.2017. La Asociación de Profesionales Forestales de Canarias (PROFOR) ha expresado su perplejidad por la decisión adoptada por la Heredad de Aguas de Las Palmas, Dragonal, Bucio y Briviesca, para el entubado de las aguas del barranco de La Mina, en el término municipal de San Mateo, en la isla de Gran Canaria.

Esta decisión, que PROFOR considera una sinrazón, supone un gran impacto sobre la conservación de los hábitats naturales propios de los cauces del barranco, como los sauces o saos, que se alimentaban del agua que corría hasta hace poco tiempo por el cauce y que hoy, junto a otras especies vegetales y animales, sufren la sequía en el corazón del Paisaje Protegido de las Cumbre de Gran Canaria.

PROFOR señala que Gran Canaria es posiblemente la isla que con creces más ha sufrido la mayor deforestación histórica, si bien aún conserva, casi de forma milagrosa, algunos restos de ecosistemas azonales ligados a los cursos naturales de las aguas, como es el caso del Barranco de La Mina.

Añade que desde hace casi 80 años se viene tratando de revertir el proceso de desertificación, invirtiendo importantes cantidades de presupuestos públicos. Por eso, ante la tala invisible que conlleva el entubamiento del Barranco de La Mina, PROFOR se suma a las campañas de denuncia por el entubamiento del Barranco de La Mina.

Asimismo, PROFOR solicita encarecidamente «que se ponga freno inmediato a este atentado hacia nosotros mismos, restaurando el frágil ecosistema, y que se abra un proceso de diálogo y mediación, para que los intereses de uso del agua sean tenidos en cuenta y compensados en su justa medida y se adopte una solución consensuada, respetuosa y ética».

El céntimo verde es una inversión: puede y debe contribuir a mejorar la economía de las islas

tamadaba24.05.2016. PROFOR Canarias, a tenor de las informaciones aparecidas en los medios de comunicación en relación al céntimo verde, desea manifestar lo siguiente:

1. El céntimo verde o céntimo forestal es una iniciativa propuesta inicialmente por PROFOR Canarias que ha tenido una buena acogida por parte de la sociedad canaria, llegando a ser incluida en el programa político de varios de los partidos que acudieron a las elecciones de mayo de 2015. Lo que propone es generar, a través del impuesto de combustibles, un mecanismo fiscal estable y adecuado que financie la política de biodiversidad y bosques del archipiélago con el fin último de preservar y potenciar nuestros montes y con ello todos los beneficios directos e indirectos que actualmente generan para nuestra sociedad y que, según datos del Ministerio de Medio Ambiente, se estiman en más de 600 millones de euros al año.
2. Es importante que esta propuesta, que inicialmente se lanzó como «céntimo forestal» y que ahora se viene en llamar «céntimo verde», mantenga su espíritu y sea una verdadera inversión y no un gasto. Como inversión que es, habrá de generar una rentabilidad que desde la perspectiva de PROFOR estará garantizada en forma de empleo verde, mejora de la economía rural a través de inversiones directas y pagos por servicios ambientales a propietarios de terrenos forestales y, sobre todo, mejora de Canarias como destino turístico. Esta rentabilidad se consigue, tanto a través de la imagen de Canarias como destino que apuesta por la sostenibilidad y la recuperación de sus ecosistemas degradados, como, a medio plazo, por la mejora notable de nuestros paisajes naturales, que ya suponen un reclamo actualmente y que pueden serlo aún más en el futuro. La recuperación de nuestros paisajes naturales es una verdadera recapitalización de nuestro territorio.
3. La propuesta de PROFOR se avala en los estudios desarrollados por el Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Sostenible (TIDES) de la ULPGC, que afirman que la revitalización de Canarias como destino turístico puede verse beneficiada ampliamente invirtiendo en la mejora de su capital natural, como es el caso de los bosques y otros ecosistemas naturales degradados.
4. El céntimo verde que proponemos se inspira en el modelo de Costa Rica y su sistema de pago por servicios ambientales, financiado, parcialmente, mediante un impuesto al consumo de combustibles fósiles. Costa Rica constituye a día de hoy un ejemplo mundial como país que ha sabido integrar la biodiversidad y sus bosques como un pilar de su economía, de su desarrollo turístico sostenible y de la calidad de vida de su ciudadanía.
5. El céntimo verde es un instrumento fiscal innovador que debe ir acompañado de innovación en la definición y aplicación de las políticas de biodiversidad y bosques en Canarias: debe ser un mecanismo socialmente participativo, transparente, eficaz y eficiente en sus objetivos de recuperación de la vegetación de las islas, justo y compensatorio y gestionado de forma profesional y multidisciplinar. Ello garantizará que logre sus múltiples beneficios para la sociedad canaria.
6. Además, el céntimo verde puede contribuir asimismo a paliar las altas tasas de desempleo que hay en las islas, pues el sector de la restauración ambiental es muy intensivo en el uso de mano de obra: el número de empleos directos que se generan por euro invertido es muy superior a otras inversiones, como es el caso, por ejemplo, de las que se realizan en carreteras.
7. Para lograr todos estos objetivos, es importante que el «céntimo verde» sea verdaderamente finalista y logre la progresiva restauración de los bosques insulares. PROFOR estima que actualmente podrían reforestarse 90.000 hectáreas en Canarias en suelos abandonados por otros usos, prácticamente duplicando la superficie de bosque actual. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente elaborados por PROFOR Canarias, cada hectárea reforestada en Canarias se revalorizaría en 20.000 euros en cuanto a los servicios que presta a la sociedad. Eso garantiza la rentabilidad social de estas actuaciones y el valor del «céntimo verde» como inversión.
8. Por ello, PROFOR considera que el carácter finalista ha de ser cuantificado y fiscalizado por la sociedad, más allá del propio seguimiento que hacen las administraciones públicas. Estimamos que gracias al céntimo verde podrían plantarse 30.000 hectáreas de nuevos bosques en Canarias de aquí a 2030 y destinar desde 2020, 12 millones de euros al año a incentivos a propietarios que mejoren ambientalmente sus terrenos, como el pago por servicios ambientales. Una inyección directa de recursos para la economía de las familias canarias y la mejora del consumo.
9. A nivel jurídico es fundamental también que se mantenga el carácter finalista del céntimo verde, esto es, que se mantenga un vínculo claro entre el hecho que se grava, el consumo de combustibles fósiles, y el fin al que se destine: la conservación y mejora de los ecosistemas terrestres como fijadores de CO2. De no mantenerse este vínculo podrá perder su validez legal y ser revocado, como ya sucedió con el céntimo sanitario implantado por otras comunidades autónomas y que fue finalmente anulado por la Unión Europea.
10. Esta medida supone también un instrumento para redistribuir las plusvalías que genera el suelo rústico, tal y como se plantea actualmente en el borrador de la nueva ley del Suelo de Canarias, que reconoce la necesidad de compensar a los propietarios de suelo rústico que, manteniendo los mismos, están generando riqueza en otras porciones del territorio mediante el paisaje y los otros servicios ambientales que se generan en dichos suelos.
11. El céntimo verde debe destinarse a inversiones directas sobre el territorio y no a incrementar las estructuras de las administraciones públicas; debe fomentar la creación de un sector forestal y ambiental local, innovador y dinámico, como proponemos desde PROFOR, superando el modelo de empresas públicas y apostando por empresas locales que creen empleo verde. Todo esto supone un cambio cultural en la administración, en la manera de hacer las cosas, para ser más eficientes, y por ello es fundamental incorporar a su funcionamiento la visión del sector empresarial de las islas, que sabe cómo asegurar la rentabilidad de las inversiones. Además, este sector de la sociedad también pueden salir ganando si participa activamente en su funcionamiento, pudiendo así mejorar su imagen al implicarse activamente en la lucha contra el cambio climático y la mejora de la calidad de vida de toda la ciudadanía.
12. En cuanto al impacto del céntimo verde sobre el sector de los transportes, PROFOR aboga seguir un planteamiento similar al actual céntimo de carreteras, que excluye a los consumidores «mayoristas», evitando así el impacto de la medida sobre la competitividad de los sectores económicos más sensibles a ella.
Por todo ello, PROFOR invita a los diferentes sectores empresariales a sumarse al proceso para garantizar que finalmente cubra sus objetivos y contribuir a que sea un éxito a nivel económico para Canarias y, simultáneamente, ayudar a visibilizar el compromiso de este sector con el medio ambiente, como ya ha hecho en otras ocasiones.

PROFOR Canarias

Asociación de Profesionales Forestales de España en Canarias

PROFOR-Canarias, contra la instalación de grandes centrales eléctricas con biomasa

biomasa_forestalManifiestan que el uso de la biomasa puede ser una oportunidad para el archipiélago pero que el modelo planteado por ENCE produce graves riesgos y carece de sentido

14.01.2016. La Asociación de Profesionales Forestales de Canarias, PROFOR-Canarias, ha emitido un comunicado ante la polémica que se está suscitando por la posibilidad de implantar Centrales de Generación de Electricidad con el uso de Biomasa Forestal en Gran Canaria y Tenerife. Considera que este tipo de proyectos carece de sentido en Canarias, puesto que la biomasa como fuente energética tiene una probada eficiencia en otros usos diferentes a la generación de electricidad. Existiendo por otra parte otras potencialidades de mayor recorrido en el Archipiélago como son la energía eólica y solar,…entre otras.

El muelle de la Esfinge, en Las Palmas de Gran Canaria, y el puerto de Granadilla, en Santa Cruz de Tenerife, son los lugares elegidos por Ence (Energía y Celulosa) para construir dos plantas de biomasa de 70 MW cada una. Así lo anunció la compañía en julio de 2014, si bien el proyecto ha tropezado con un informe desfavorable de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional y con la oposición de grupos ecologistas y ciudadanos.

Un proyecto peligroso y sin sentido

En aras a aportar claridad al debate, PROFOR-Canarias, si bien apuesta por el uso de la biomasa forestal como fuente de energía renovable, junto al resto de energías alternativas, considera que nunca debe usarse en megaproyectos que por sus características desvirtúan los productos del bosque, dejando por tanto de ser renovables y de ayudar a combatir la actual dependencia del petróleo.

También señala en un territorio como Canarias, con posibilidades excepcionales para el uso del viento y el sol como fuentes de energía eléctrica, carece de sentido convertir la biomasa en electricidad, siendo este un destino claramente ineficiente.

Uno de los principales problemas del polémico megaproyecto, según PROFOR-Canarias, es que la mayor parte de la biomasa que se prevé quemar en esa planta procederá de importación, lo que supone que su transporte conlleva el uso de combustibles fósiles y que el traslado de materia vegetal puede conllevar la introducción de nuevas plagas en Canarias, altamente dañinas para los bosques de las islas.

PROFOR-Canarias explica que la fuente de biomasa que emplearán las centrales previstas en Canarias es el material astillado, que viene acompañado de restos de corteza y hojas, que son un importante foco de patógenos. Es técnicamente imposible garantizar que no lleguen nuevas plagas  con un volumen de biomasa como el que se prevé importar. Su incierto y variado origen expone a la naturaleza canaria a un muy grave e innecesario riesgo.

Alternativas: leñas y plantaciones forestales de alto rendimiento

Tanto Gran Canaria, como en el resto de las Islas, son regiones donde el bosque cumple importantes funciones ambientales y donde dominan las especies endémicas, señala PROFOR-Canarias. Es relevante destacar la necesidad de la gestión y preservación de los bosques para mantener sus funciones como fuente de agua potable, garantes de la biodiversidad, fijadores de CO2 y generadores de paisajes dignos de ser visitados por turistas y por la población local.

Asimismo, los bosques de forma tradicional han sido y son generadores de recursos para la población local, principalmente la asentada en zonas rurales, tales como pinocha, leñas, e incluso pequeños aprovechamientos de madera.

El uso de leñas para generar calor es un uso ancestral y sigue siendo el uso energético más extendido y de mayor peso a nivel mundial. La biomasa forestal destinada para la regulación térmica, es una fuente energética renovable, altamente eficiente, con un balance neutro de emisiones de CO2, generador de empleo

Considerar un manejo de los montes en los que asegurando su preservación y crecimiento, se posibilite la obtención de recursos renovables, es un objetivo racional y deseable, alineado con una filosofía basada en el uso de productos locales frente a foráneos aplicados por las sociedades desean un desarrollo responsable.

Incluso, es posible el establecimiento de plantaciones forestales de alto rendimiento, preferentemente en terrenos agrícolas marginales de la costa, que apoyados de riegos con aguas depuradas podrían generar un volumen de biomasa considerable.

Ambos recursos deberían ser utilizados para consumo descentralizado en pequeñas calderas de biomasa para producir calor (que no electricidad) en piscinas públicas, hoteles y viviendas particulares.

De esta manera, se consigue eliminar el riesgo para los productores locales de biomasa de depender de un solo cliente, que podría siempre dictar los precios o adquirir la materia prima en el mercado mundial a precios más ventajosos.

Biomasa si, pero no de esta manera

Ante la polémica que se está suscitando en Canarias por la posibilidad de implantar Centrales de Generación de Electricidad con el uso de Biomasa Forestal y en aras a aportar claridad al debate, la delegación en Canarias de PROFOR (Asociación de Profesionales Forestales de España) quiere puntualizar lo siguiente:

El uso de la madera como combustible sigue siendo básico a nivel mundial. Gran parte de los hogares, principalmente en países en desarrollo, cocinan y se calientan con leña.
En los países industrializados con amplios recursos forestales se está experimentando un renacer del uso energético de la biomasa, motivado por la incertidumbre que rodea al petróleo, respecto a dependencia de terceros países con inestabilidad política, fluctuación del precio del crudo, emisión de gases con efecto invernadero, etc.
El hoy tan devaluado Concepto de sostenibilidad tiene su origen en en el marco de la actividad forestal en Centroeuropa, hace ya 300 años, cuando los primeros avisos de escasez de recursos madereros obligó a las sociedades de la época  a gestionar el recurso sin poner en peligro su suministro constante. Nació así la selvicultura, ciencia que trata de obtener frutos de los bosques, sin poner en peligros las múltiples funciones que éstos aportan a la sociedad.
Tras tantos siglos de gestión forestal sostenible se ha generado por tanto toda una experiencia de manejo forestal, que hoy por hoy garantiza, que la biomasa puede ser una fuente de energía alternativa muy importante en ciertos territorios, sobre todo en aquellos con importantes recursos forestales.

Para que la biomasa forestal pueda ser considerada como sostenible debe de reunir una serie de requisitos, como son:

La procedencia debe estar certificada y si es de bosques naturales, producto de medidas de selvicultura de mejora. Nunca se deberá extraer más volumen de biomasa, que la que el sistema almacena y su aprovechamiento se adaptará a los ciclos naturales del propio bosque.
La fuente de generación (bosque) y la de consumo no deben estar separadas geográficamente, porque su transporte conlleva el uso de combustibles fósiles y porque el traslado de materia vegetal puede conllevar la introducción de nuevas plagas en la zona de destino. Este argumento es de primer orden en Canarias, debido a la fragilidad de sus ecosistemas, sensible a la introducción de patógenos foráneos, como ya ha ocurrido con el rabo de gato, los diferentes picudos que afectan a las palmeras y a especies agrícolas de primer orden. La fuente de biomasa que emplearán […] Leer más…

Solicitamos formalmente al Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación que incluya el Tabaco moro en el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras

Solicitamos formalmente al Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación que incluya el Tabaco moro, Nicotiana glauca, en el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras.
Tabaco Moro (Nicotiana glauca)
A principios de este año, la Sentencia STS 314/2015 de fecha 21 de enero de 2015, declaró nula la inclusión de la especie vegetal Nicotiana glauca (Tabaco moro) en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

Desde PROFOR Canarias consideramos un error esta decisión por lo que hemos remitido una solicitud formal al Ministerio exponiendo un razonamiento científico-técnico para que la incluya en este catálogo como especie vegetal invasora.

El Equipo PROFOR Canarias-.
Puedes consultar el texto que hemos presentado aquí: