EL CABILDO DE GRAN CANARIA RENUNCIA  A UTILIZAR  HERBICIDAS EN LOS TRABAJOS DE MANTENIMIENTO DE CARRETERAS

Aplicación de glifosato en ensayos de erradicación de Opuntia dillenii (foto de archivo)
El pasado viernes 11 de marzo se celebró en la sede de la Consejería de Carreteras e Infraestructuras  del Cabildo de Gran Canaria una reunión de tres Consejerías del Cabildo (Carreteras, Política Territorial y Medio Ambiente) con la Asociación para la Defensa del Árbol y el Paisaje de Gran Canaria (ADAPA), para profundizar en la solución de los problemas que presenta el maltratado paisaje de Gran Canaria. Se lograron importantes avances respecto al tratamiento de los árboles a borde de carretera, que se irán afianzando en futuras reuniones.
Lo verdaderamente relevante de dicha reunión es que ADAPA planteó el problema del uso de herbicidas por parte de las contratas de Carreteras, para controlar las malas hierbas. Esta práctica de “duchar” los márgenes de las carreteras con productos como el glifosato tiene muy mala prensa en las zonas rurales, sobre todo en pastores y ganaderos, por el peligro de envenenamiento del ganado al comer restos vegetales contaminados. En sectores ambientalistas también ha sido duramente criticada esta técnica, desde su puesta en práctica, hace ya más de quince años. Por supuesto hay técnicos que defienden el uso de herbicidas en trabajos de mantenimiento de malas hierbas, por motivos económicos, principalmente. Pero en los países al norte de Los Pirineos estos trabajos hace ya tiempo que dejaron de hacerse con venenos de dudosa inocuidad y que aparecen en la lista de productos probablemente cancerígenos en el listado de la Organización Mundial de La Salud.
El periódico La Provincia nos daba hoy miércoles la alegre noticia, de que el Cabildo de Gran Canaria renuncia a usar herbicidas a partir de este momento en el mantenimiento de carreteras. Es sin duda una noticia histórica, toda vez que desde diferentes instancias se viene luchando contra esta peligrosa técnica desde hace muchos años. De hecho la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo ya había prescindido del uso de herbicidas para tratar las cañas y zarzas en fondos de barranco, por la peligrosidad del producto, por la contestación social en zonas rurales y porque esta técnica no casa con las buenas prácticas que deben promover los responsables del Medio Ambiente en la isla.

Desde estas, PROFOR quiere felicitar a la Asociación ADAPA por este logro histórico y también reconocer el golpe de timón dado por la Consejería de Carreteras, especialmente por su Consejero Carlos Sánchez, […] Leer más…

Crónicas del Céntimo Forestal: MARIDAJE

¿Es un cedro canario…..o un brezo?
Originalmente era un brezo, pero llegó un mirlo, se refugió en sus ramas, hizo la digestión y dejó a sus pies excrementos cargados de semillas de cedro semi-digeridas. Ciertas semillas, al pasar por el tracto de las aves se desprenden de sustancias que inhiben la germinación. Y el resultado es por ejemplo éste, el “cedro huésped” ya alcanza en altura al brezo. Ambos conviven adoptando esta interesante apariencia de pareja bien avenida.

Foto: Brezo-Cedro en el Brezal del Palmital (Gran Canaria)

NUESTROS BOSQUES TE NECESITAN

¡APOYA LA CAMPAÑA DEL CÉNTIMO FORESTAL! Hazte socio de Profor Canarias

Día internacional de los bosques 2015

ESPECIES DE FLORA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN Y SUS PLANES DE RECUPERACIÓN  

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en su artículo 55.1 establece las categorías de amenaza que debe incluir el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Una de ellas es la de “en peligro de extinción”. En esta categoría se incluirán los taxones o poblaciones cuya supervivencia es poco probable si los factores causales de su actual situación siguen actuando.
Los efectos de la inclusión en el catálogo se regulan en el artículo 56 de la ley, que determina que la inclusión en la categoría de “en peligro de extinción” conllevará, en un plazo máximo de tres años, la adopción de un plan de recuperación, que incluya las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos buscados. Las Comunidades Autónomas elaborarán y aprobarán los planes de recuperación para las especies amenazadas.

Tanto en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como en el Catálogo de Especies Protegidas de Canarias son más de 60 especies, las especies de flora en peligro de extinción. Existen algunas diferencias entre ambos catálogos, por lo que son unos 70 planes de recuperación los que habría que elaborar.

A través del Sistema de Información Ambiental de Canarias (SIMAC) de la Web de la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias podemos acceder a los diferentes planes de recuperación y a sus decretos por los que se aprueban los planes. En la actualidad hay planes de recuperación aprobados para 26 especies en peligro de extinción, por lo que aún restan más de la mitad.
Los planes de recuperación aprobados contienen un mismo formato dividido, entre otros apartados, en objetivos, medidas y actuaciones, calendario de actuaciones y evaluación de costes. Cuando leemos uno de estos planes, nos preguntamos qué actuaciones se llevan a cabo, de qué personal se dispone y con qué presupuesto específico se cuenta. Aunque la pregunta también podría ser ¿Qué utilidad tiene un plan de actuación que no está dotado de recursos para ser llevado a cabo? ¿Qué sentido tiene plantear medidas para la recuperación de una determinada especie pero no ponerlas en práctica?
Nosotros, los habitantes de las Islas Canarias, tenemos la responsabilidad de proteger estas especies, patrimonio de este planeta, y huéspedes de nuestro territorio. Y ellas no conocen límites administrativos. La responsabilidad de la gestión directa está, hoy por hoy, en manos de la administración. Sin embargo, la supervivencia de algunas de ellas pasa por una corresponsabilidad […] Leer más…

MANIFIESTO SOBRE LOS PRESUPUESTOS Y ADJUDICACIONES DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS CANARIAS EN MATERIA DE MEDIO AMBIENTE

Desde la Asociación de Forestales de España en Canarias (PROFOR Canarias), como asociación que agrupa y defiende los intereses de los profesionales del sector forestal canario, queremos manifestar nuestra opinión ante los presupuestos y adjudicaciones por parte de las Instituciones Públicas canarias en materia de Medio Ambiente.
A pesar de que la clase política asume repetidamente en los diferentes medios de comunicación la extraordinaria importancia de cuidar y proteger nuestro Medio Ambiente, la realidad muestra que estas declaraciones quedan repetidamente diluidas en un ejercicio de buenas intenciones. Si en los años de bonanza económica, los presupuestos asignados eran escasos, los tremendos recortes sufridos tras el estallido de la crisis, dejaron al sector en una crítica situación que aún muestra las secuelas.
A la dejación del compromiso por atender las demandas de los ecosistemas, se suma la situación de desamparo para empresas y trabajadores que engrosaron las listas del paro o que subsisten, en el mejor de los casos, a base de voluntarismo y esperanza en un futuro más prometedor.
Siendo un amplio espectro de acciones e inversiones las que competen a Medio Ambiente, la parte referida a labores forestales y reforestación queda siempre en franca minoría, con asignaciones a todas luces exiguas, insuficientes y que no corresponden ni a la demanda social, ni mucho menos a la exigencia ecológica de restauración que el planeta herido requiere.
El Cambio Climático es una realidad indiscutible que está poniendo en peligro la existencia misma de la especie humana sobre el Planeta Tierra, siendo las previsiones científicas de una alarma tal, que exige una intervención decidida por parte de las Instituciones y la Sociedad en todo el mundo si realmente queremos preservar la vida para las próximas generaciones, herederas legítimas de nuestro Paraíso Terrenal y a las que nos debemos.
Como profesionales forestales que somos, no sólo amamos profundamente todo lo relacionado con los bosques, selvas y junglas del planeta, sino que somos conscientes de que la diversidad de flora y fauna dependen directamente de su amplitud o decrepitud. El papel de los árboles como principales sumideros de
CO2 y emisores de Oxígeno es reconocido unánimemente por la comunidad científica, que contempla la reforestación como la herramienta más efectiva e indispensable para combatir el calentamiento global y el Cambio Climático.
A pesar de ello, la dinámica a que se ven sometidas las Instituciones, presas por un lado de la presión e intereses de determinados lobbies, y por otro, de la alocada carrera por mantener un crecimiento urbanístico, en infraestructuras y energético insostenible, resulta año tras año en la preponderancia
ciega de presupuestos destinados a urbanismo e infraestructuras.
Conocedores de que ambas partidas son importantes para el bienestar de la población, nos […] Leer más…